votar

05 de agosto de 2014

Mi primera experiencia con Dios

Mi primera experiencia con DiosVengo con una entrada un poco fuerte, y larga, sobre todo creo que va a ser bastante larga. :)

Con ánimo de hacer una breve introducción de por qué escribo esta entrada, diré que hoy he realizado una pequeña meditación en la que he sido inspirado para hacerlo, por decirlo de alguna forma. Para más detalles podéis visitar esta entrada que he escrito en mi blog espiritual: ‘Meditación corta pero profunda‘.

Es un tema delicado este y no quiero generar ningún tipo de polémica, sino simplemente contar una parte muy importante para mí, y como la he vivido con la máxima transparencia posible. Creo que debo compartila y además, como he dicho, a través de una meditación se me ha inspirado a hacerlo.

Voy a contar mi primera experiencia con Dios. Cuando digo Dios, me refiero al término más amplio que puedo imaginar, y con ello quiero decir que tiene múltiples nombres en diferentes culturas, religiones, filosofías, etc. Podemos llamarlo como queramos, yo lo llamo así. Pero creo que para comprender la experiencia, o al menos ayudar al lector a hacerlo, antes debo relatar como fue mi vida espiritual hasta aquel momento. Todo esto que voy a redactar a continuación, durante mucho tiempo lo he tenido como una parte íntima de mí, y contadas personas lo conocen, pero voy a dejarme llevar por mi intuición (ese conocimiento innato y esencial que tenemos) y voy a compartirlo con el mundo, además creo que la espiritualidad debe ser celebrada a pesar de que haya personas que no les guste, pero creo que no se puede agrada a todo el mundo.

Bien, voy a comenzar diciendo que nací en una sociedad cristiana, concretamente católica y durante los primeros 16 años de mi vida me eduqué en colegio católico también. En ese tiempo recibí algunos de los sacramentos que dicha religión profesa. Siempre fui muy curioso y desde pequeño realizaba muchas preguntas acerca de Dios, preguntas que todo niño bajo su inocente ignorancia puede realizar, como por ejemplo: ¿Quién creó a Dios?. En su mayoría eran preguntas incómodas, y las respuestas que obtenía de las autoridades cristianas eran en su mayoría: “en otro momento hablaremos de esto”. Sobra decir que ese momento nunca existió.

Debía de creer en Dios porque sí, con una fe totalmente ciega, ya que me decían que Dios estaba en todas las partes, y si realizaba ciertos tipos de actos el podría condenarme. Este tipo de cosas no llegaba a comprenderlas, algo en mi interior decía que no tenían ningún tipo de sentido, ¿tener fe porque sí? ¿un Dios que se supone que es todo amor me condenaría si hago ciertas cosas?. Estas y muchas otras preguntas, hacían que no le viese mucho sentido al asunto, así que de forma progresiva fui perdiendo la fe en este Dios que me presentaban si es que alguna vez la llegué a tener. Creo que las únicas veces que llegué a rezar realmente, fue a la hora de recibir las calificaciones de mis exámenes y mis oraciones no eran respondidas. :)

Pasaron los años y a pesar de que mi ateísmo se iba prolongando, busqué otras cosas, otros caminos, pues siempre había una llama en mi interior que nunca se apagaba y sentía que había algo más. Fue saliendo de la adolescencia y a través de esta búsqueda, cuando llegó a mí un libro titulado: “Autobiografía de un Yogui”. Todo lo que en ese libro encontré era muy diferente a lo que había visto hasta el momento, la primera vez que lo leí recuerdo pensar en muchas ocasiones que los milagros que allí se presentaban, eran una película sin sentido al igual que en muchas otras religiones o corrientes espirituales que querían hacer creer. No obstante, el libro no me dejó indiferente y a pesar de mi escepticismo, me gustó bastante. Pero había un detalle por encima de todo que me impactó de sobre manera, y es que el autor, el cual había abandonado este mundo varias décadas atrás, dejó sus enseñanzas en forma de lecciones para poder estudiarlas y aprender el camino que el siguió durante toda su vida. Hasta ahí bien, pero lo impactante para mí fue su afirmación tan atrevida que decía lo siguiente: “Dios existe y te lo voy a demostrar, tan sólo te pido que sigas lo ejercicios y tu mismo verás los resultados”. Como digo, esto para mí fue muy chocante, porque hasta ese momento, muchas religiones, o caminos espirituales me habían dicho que Dios existía y punto, y así debía creerlo, que el estaba en todos los lados (a pesar de que yo no lo veía), etc. Pero por primera vez alguien se atrevía a afirmarme: “existe y te lo voy a demostrar”. WOW!

Comencé a estudiar los ejercicios y conocimientos que el autor había dejado, concretamente, me inicié en el camino del Kriya Yoga. Bien, he de decir, que nunca fui muy disciplinado y esto requería de mucha disciplina, así que no obtuve resultado alguno durante varios años debido a mis continuos abandonos de las prácticas. La cuestión es que a pesar de ello no perdí la fe en ese camino, pues sabía que el que estaba abandonando era yo, y algo dentro de mí me decía que por ahí debía andar. Pasaron unos cuantos años con vanos intentos.
Por fin llegó una etapa en mi vida en que realmente lo estaba pasando bastante mal, hasta el punto de que me encontraba absolutamente perdido sin saber que hacer (los motivos no los voy a explicar, pues son personales y además no influyen para que pueda seguir relatando la historia). Ante tal desesperación e impotencia, lo único que me quedaba por intentar era la espiritualidad, así que diligentemente comencé a estudiar y practicar de nuevo Kriya Yoga cada día de la semana.
El Kriya Yoga entre otras cosas, se basa en la meditación, esa es su esencia, así que cada noche practicaba la meditación en mi cama antes de irme a dormir. Ciertamente, y años después nunca medité con tanta fuerza como lo hice durante esa época de 3 o 4 meses que duró. Hubo alguna noche que llegué a meditar por 3 horas.

Tras tres meses de disciplinada práctica, mi experiencia llegó:
Llevaba cerca de dos horas meditando y a través de la repetición de un mantra, llegué a una especie de trance en le cual no sé cuanto tiempo me mantuve, pues perdí el concepto de espacio-tiempo, ni siquiera era capaz de sentir mi cuerpo. Tras un tiempo en ese estado, sentí como un rayo cruzaba mi ser de forma vertical y me daba una descarga de energía en mi cuerpo.
Tras esto, tuve una visión, y en la plena oscuridad de mi interior, comencé a ver pequeñas luces. Al principio apenas se percibían, pero poco a poco fueron haciéndose más fuertes, hasta que comenzaron a iluminar personas. Esas luces estaba en el pecho de cada persona que iluminaban, eran su corazón, y las personas que iluminaban eran todas las personas que habían pasado por mi vida, desde mi familia y amigos, hasta conocidos. Y algo me dijo: “los puse ahí para ti, para cuidarte”.
Sin salir de ese estado  en el que me encontraba, de forma automática y sin ninguna intención comencé a llorar, de mis ojos salían grandes lágrimas que no podía controlar, pero que de alguna forma sabía el motivo de ellas y eran por dos razones, la primera fue por vergüenza de haber negado eso durante tanto tiempo, la segunda fue de felicidad por haberlo encontrado.

A partir de ese momento mi fe se renovó 100% y aunque en contadas ocasiones que por mi falta de disciplina que hasta hoy me persigue, he tenido otras bonitas experiencias mientras he seguido cultivando mi espiritualidad que hasta día de hoy continuo haciendo de la mejor forma que puedo.

Para mí, esto fue el inicio de algo maravilloso e increíble que hasta día de hoy vivo y espero que siga creciendo, tan solo quería compartirlo, pues así se me ha inspirado para hacerlo. Este es mi camino, no es el mejor, es mi camino, es uno más y es el que a mí me sirve. No estoy diciendo que sea el único, es uno más. Tan sólo espero que te haya gustado, a ti, que estás leyendo estas palabras y que de alguna forma te inspire, pues ese es el principal objetivo de compartirlo.

Namaste! :)

votar

25 de febrero de 2014

Respiración Triangular – Técnica de Relajación

Respiración Triangular - Técnica de Relajación

Una de las claves para controlar la ansiedad y el estrés es la respiración. Cuando pasamos por un periodo en el que nuestros nervios se descontrolan, podemos notar que automáticamente la respiración se acelera, lo que ayuda a que el corazón trabaje de forma más rápida aumentando las pulsaciones, favoreciendo de esta forma que aparezcan […]

votar

17 de diciembre de 2013

La humanidad de los animales

La humanidad de los animales

Hoy he visto en la televisión como un pequeño pájaro estaba atrapado por una pata y no podía salir de una farola. Otro pequeño pájaro y de diferente raza lo vio de lejos y se acerco a ayudarle tirando de él con el pico (obviando su sexo, raza o religión), aunque sin mucho éxito tengo […]

votar

28 de noviembre de 2013

Honrarás a tu padre y a tu madre

Honrarás a tu padre y a tu madre

  Este “concepto” llevo reflexionándolo últimamente, pues gracias a mis meditaciones estoy alcanzando un nivel de entendimiento y observación superior. Hoy me ha surgido la oportunidad de comentarlo y he visto que sería bueno compartirlo. No he tenido la oportunidad de ser padre aun, y en verdad que tengo ganas de serlo aunque por cuestiones […]

votar

22 de noviembre de 2013

Receta: Tostada de Frutas Tropicales

Receta: Tostada de Frutas Tropicales

Llevo unos días cuidando más mi dieta, y centrándome mucho en la fruta. No siento que sea un gran cocinero, pero lo que hago en la cocina lo hago con mucho cariño y disfruto. Además otra de mis “cualidades” en la cocina es que me gusta “innovar”, es decir, inventarme cosas. En ocasiones me gusta […]

votar

21 de noviembre de 2013

Nuevo Negocio: Bamboo Massagens

Nuevo Negocio: Bamboo Massagens

Me complace anunciaros mi último proyecto: Bamboo Massagens. Hace ya 10 meses que estoy viviendo en Brasil, y tras todo este tiempo de observación y trabajo, junto a mi mujer me he decidido a abrir un nuevo negocio, y digo nuevo porque esta es la quinta empresa que creo en mis tempranos 28 años. Tras […]

votar

16 de septiembre de 2013

No estamos hechos para comer carne

No estamos hechos para comer carne

Recientemente he encontrado en las palabras de Sri Yukteswar, un antiguo sabio de la India y maestro de Yoga, tal conocimiento. Lejos de cuestiones morales o éticas, lo que quiero exponer en la presente entrada es un punto de vista mucho más científico y lógico, y compartir este conocimiento adquirido el cual me parece muy […]